Reciclar tetrabrick

Dentro de la industria de la conservación de alimentos la llegada de los envases tetrabrick representaron un enorme avance. Pero dada su composición particular, esa misma que los hace tan eficientes, el proceso de reciclaje es todo un problema. Por ello, es importante saber cómo reciclar tetrabrick.

En este artículo procederos a explicar qué es el tetrabrick, por qué motivos es más complicado su proceso de reciclaje.

reciclar tetrabrick
reciclar tetrabrick

Además, te daremos un conjunto de recomendaciones para que desde tu hogar puedas colaborar con el medio ambiente. Ya, sin más preámbulos, empecemos. Sigue leyendo!!

¿Qué es el tetrabrick?

El tetrabrick o tetra pack es una forma de envase que fue creado en 1951 con el objetivo de crear un recipiente capaz de conservar los alimentos de manera aséptica.

Esto es posible gracias a su particular composición la cual es 75% cartón, 20% plástico y un 5 % de aluminio. Esto es lo que se conoce como estructura polilaminada, es decir de varias láminas o capaz de varios materiales.

De esta manera impide que lo contenido en el envase de tetrabrick entre en contacto con el aire o la luz incrementando enormemente la duración de los alimentos.

Entre tanto, el abrirlo o manipularlo no es nada complicado, en síntesis, es un recipiente sorprendente. Pero igual de sorprendente es los problemas asociados con su reciclaje.

¿Cómo reciclar tetrabrick?

Tras casi unos 30 años en el mercado y después de muchos estudios para reciclar tetrabrick, se pudo implementar una manera que permitió reciclar parcialmente los empaques tetrabrick.

En principio, se seleccionaban manualmente los empaques y luego eran sumergidos en agua y pasarlos por un pulper.

Así, sin mucha complicación, se recuperaba la fibra de celulosa o cartón, pero el resto de láminas quedaban de manera residual que era desechada.

En la actualidad, se seleccionan los envases tetrabrick y una vez separado el cartón con un proceso similar al anterior, se procede a colocar los residuos en piscinas a altas temperaturas y en ausencia de oxígeno.

Con esto último se consigue separar el plástico del aluminio, ya que el polímero se convierte en gas y puede ser usado como energía.  Entre tanto el aluminio resultante conserva una enorme pureza y puede ser empleado de nuevo en otros procesos industriales.

¿Dónde depositar los envases de tetrabrick para reciclarlos?

Aunque su composición es de 3 cuartos de fibra de celulosa, los empaques de tetrabrick NO pueden echarse en los contenedores azules. Los tetra pack deben ir en los contenedores amarillos que resulta el indicado para los envases que son de plástico.

reciclar tetrabrick
reciclar tetrabrick

Aunque cuenta con una pequeña cantidad de polietileno este es suficiente para que se clasifique dentro del proceso de reciclaje propio de los contenedores amarillos.

El reciclaje del tetrabrick en España

A pesar de las iniciativas desarrolladas a lo largo de la década del 2010 en implementar procesos modernos para reciclar el tetrabrick, hoy en día no se lleva a cabo por completo.

A partir de esa fecha se iniciaron proyectos que en poco tiempo entraron en operación para reciclar los tetrabrick. Pero estas iniciativas no prosperaron.

Es así como en el presente solo se retira la capa de fibra de celulosa de los empaques de tetrabrick y el resto, el plástico y el aluminio, se desechan en los vertederos.

Esto ha generado un verdadero problema en lo que respecta al reciclaje de desechos sólidos, que hasta la fecha no tiene una solución clara.

Si bien cada día son más las personas que en España saben que deben colocar este tipo de recipiente en los contenedores amarillos, es también claro que no se pueden recuperar del todo. Por esta razón, se plantean alternativas al uso de este tipo de materiales.

Alternativas al uso del tetrabrick

Dado que en España no existe una empresa dedicada al reciclaje al 100% de los envases tetrabrick, se hace necesario que se busquen alternativas a su uso inicial. Esto quiere decir, que se debe instar tanto a los consumidores como a los manufactureros a preferir otro tipo de envase.

La primera opción en este hilo de ideas es, desde luego, el uso de envases retornables que permiten la reutilización del recipiente en sí. De este modo se reduce el costo medioambiental inherente a la fabricación de nuevos envases y se producen menos residuos.

Por otro, lado esta misma opción encierra otra ventaja sustancial y proviene de la naturaleza misma de los materiales.

La mayoría de los recipientes retornables suelen ser de vidrio que conserva de mejor manera las cualidades organolépticas de los alimentos. Además, el vidrio resulta muy fácil de reciclar, a diferencia de aquellos envases que emplean plástico.

Otra de las alternativas es la compra a granel de los productos a ser consumidos. En esta opción es el comprador final el que va con sus propios envases a adquirir el producto de su interés.

A final de cuentas, ante la problemática del reciclaje del tetrabrick en España, lo ideal resulta aplicar programas de reducción y reutilización más eficientes.

María J. Giménez López

Amante de la naturaleza y del cuidado medioambiental. Licenciada en Ciencias Ambientales, Máster en Biotecnología avanzada y Doctora en Recursos naturales y Medio Ambiente por la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario