Reciclar Pilas y baterías

Cada vez son más los aparatos que requieren de fuentes de energía móviles como pueden ser las pilas y las baterías. Con el uso masivo de estos productos, se hace necesario, para cuidar el medioambiente, el reciclar pilas y baterías usadas.

Toda la vida electrónica móvil, tiene un sustento vital en la energía que requiere y debe contener. Las Pilas y baterías son ese dinamismo que convierte a los objetos comunes en máquinas operativas. Desde juguetes y accesorios personales, medios de comunicación y transporte, hasta maquinaria para distintos procesos industriales.

Reciclar pilas y baterías
Reciclar pilas y baterías

Pero en medio de toda esta funcionalidad las pilas o baterías tienen una triste realidad, ya que son una fuente de energía finita. Por tanto es común pensar  que, al igual que lo hacemos con otros elementos, al no servir o agotar su vida útil lo elemental será tirarlas.

El problema distintivo en el caso de las baterías o pilas es que son elementos que contienen ciertos materiales, estos no son asimilables para el entorno natural, ya que su proceso de degradación es más extenso que el de otros artículos.

Las baterías o pilas pueden destinarse a un proceso de reciclaje efectivo que aproveche los elementos que las componen. Esto permite orientar un cumulo de recursos para la renovación industrial y mejorar el estado ambiental en más sano.

En este caso lo mejor es servirnos de esta guía para conocer mejor este interesante proceso, determinando ciertos elementos básicos y atendiendo a qué acciones tomar cuando una batería o pila se agote.

Las pilas y sus componentes

Una pila, batería o acumulador de energía es un producto industrial creado y diseñado para adecuar ciertos elementos químicos en contacto y contraste. Esta interacción genera energía y esta se orienta a un fin conducido por los polos.

Para que estos elementos puedan entrar en acción, se combinan elementos como el mercurio, el litio, el plomo, el cromo, el arsénico, el zinc y cadmio, entre otros de menor uso.

Dentro del proceso de fabricación también se incluyen ciertos niveles de agua, ácidos y plásticos.

Reciclar pilas y baterías
Reciclar pilas y baterías

Los componentes que yacen en una batería o pila son químicos y minerales. Al entrar en un proceso de inactividad por agotamiento y entrar en contacto con elementos naturales se convierte en contaminantes altamente tóxicos. Debido a su impacto en el ambiente lo mejor es optar por no tirarlas y apostar por su reciclaje.

Índice de contaminación por pilas desechadas

Muchas personas no son conscientes del valor negativo de los componentes de una pila cuando se agota. Por ello, tienden a tirarlas a la basura como un elemento más de desecho.

El Proceso de descomposición sitúa la anulación de las propiedades químicas y minerales en 1000 años. Esto, nos lleva a deducir que antes de su eliminación gradual es mucho lo que pueden contaminar.

Las pilas desechadas siguen el rumbo normal de desecho. Una vez que son expulsadas de casas, negocios o empresas, el sistema urbano las lleva a los vertederos o sitios municipales de eliminación de residuos o basura. En estos lugares las pilas logran entrar en contacto natural con agua y esta se extiende ya contaminada por afluentes cercanos.

Se ha llegado a comprobar que una sola pila puede contaminar una gran extensión de agua óptima, volviéndola toxica para toda vida. Incluso algunos estudios constatan que 1kg de pilas desechadas llegan a dañar hasta 20 metros cúbicos. Estos datos nos llevan a imaginar el impacto negativo que tienen en sí.

Incluso en los casos donde se aplica la incineración de residuos, elementos como el mercurio cambian su estado al de gaseoso y llega a la atmosfera provocando cambios en el aire y la composición de las nubes.

Con todo ello el ciclo contaminante no se detiene sino que se extiende. Lo que nos sugiere de forma apremiante la necesidad de reciclar pilas efectivamente, a fin de contribuir al bien del ambiente y del mundo que habitamos.

El Proceso de reciclaje de pilas

Ahora que sabemos la necesidad de reciclar pilas, al constatar la toxicidad de los elementos que las componen, debemos saber ciertos elementos básicos.

Por ejemplo, la clasificación de las pilas, ya que esto nos dará mejores pautas para efectuar una selección específica y una recolección mejor direccionada.

Tipos de Pilas

Existen variados criterios para la clasificación de baterías, pilas o acumuladores de energía.

Algunos las dividen según el estado de renovación o caducidad, por tanto es común encontrar dos tipos de esta forma.

En primera instancia encontramos los elementos no renovables o recargables, también denominadas pilas primarias. Estas tienen un ciclo útil determinado y su extensión se adecúa al grado de uso. Son las más comunes en cuanto a usos personales o menores.

Por otro lado existen las de categoría secundaria o también llamadas recargables. Ciertos expertos apelan a los nombres de baterías o acumuladores y se establecen así por la capacidad de renovación vital por carga. Solemos encontrar este tipo en equipos avanzados como los medios de transporte y algunas máquinas industriales.

Los tipos usados en la fabricación de pilas primarias son usualmente las de litio, las llamadas secas y las de botón.

En cuanto a las secundarios o recargables existen las plomo y acido usadas en transportes, las de ion y litio para equipos móviles o portables y las de níquel que son las más recargables.

Cómo reciclar pilas

Al denotar la clasificación de pilas o baterías, es claro que el proceso de reciclaje es más puntuado para las de categoría primaria y algunas de tipo secundaria. De esta forma podemos buscar identificar el tipo de elemento acumulador que tenemos.

En algunos países existen normativas diligentes en cuanto al reciclaje de pilas, sancionadas por infracciones y legisladas con toda conciencia.

Reciclar pilas y baterías
Reciclar pilas y baterías

Tanto ha de ser la preocupación por reducir la contaminación que por ley las empresas fabricantes de estos productos deben contar con talleres o centros para reciclar pilas y baterías. Es común observar en algunos espacios contenedores de color rosa ideados para tales elementos.

De no observar estos contenedores lo ideal será llevar las pilas caducadas a un centro de reciclaje específico. Ciertas escuelas, universidades y centros comerciales pueden disponer de los contenedores especiales. Por tanto, habrá necesidad de sondear el más cercano a nosotros.

Es importante no tirar las pilas en basureros comunes, lo ideal será almacenarlas aisladamente de otros compuestos o elementos y evitar que las personas las manipulen. Pero nunca deben ser arrojadas al contenedor de residuos común.

El Proceso industrial para reciclar pilas

Una vez que las pilas recicladas han llegado a los centros especiales, se inicia un proceso particular de tratado de componentes.

En un primer momento se someten a una clasificación minuciosa de sus tipos siendo consideras como alcalinas o salinas, de botón, de litio o de plomo. Esta fracción permite determinar el fin último de los elementos compuestos.

Un segundo momento trata de la molienda de pilas. Estas son colocadas en enormes bandas y son trituradas dejándolas reducidas o pequeñas fracciones, luego pasaran por distintos ciclos que van separando cada elemento químico reusable.

Según sea el material de provecho, se destinan a procesos en hornos y mecanismos de fundición. En ellos se extraen los elementos del zinc, el plomo, hierro y manganeso. El resultado es un material habilitado para la regeneración y uso industrial.

En las pilas recicladas que contienen más elementos tóxicos como el mercurio y ciertos ácidos, los procesos químicos se adentran a la eliminación de estos, dejando para su nuevo uso los minerales renovados.

Importancia de Reciclar pilas

Considerar el importante impacto positivo que se puede generar al ambiente cuando se recicla una pila es ya una motivación suficiente. Sin embargo el reciclaje favorece también a la actividad industrial. Esto es posible cuando se considera el contenido material que se obtiene de estos procesos.

En los procesos de reciclaje de los últimos años, se han obtenido más de 10 toneladas de elementos como el zinc, hierro y manganeso, junto a varios kilos y toneladas de mercurio.

Se cree que si se pudiese instaurar una conciencia activa sobre reciclar pilas se podrían recuperar más del 80% de los recursos minerales usados para la fabricación de estos productos.

Esto supone colocar el reciclaje como un importante paso para el bien ambiental y un mejor porvenir industrial.

Debemos pensar en cuanto bien podemos hacer cuando tenemos una pila o batería desgastada. El fin es llevarla a un mejor destino que nos beneficie y mejore el mundo que conocemos.

María J. Giménez López

Amante de la naturaleza y del cuidado medioambiental. Licenciada en Ciencias Ambientales, Máster en Biotecnología avanzada y Doctora en Recursos naturales y Medio Ambiente por la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario