Reciclar metal

El metal se encuentra entre los elementos más reciclados en toda Europa. El reciclaje es una parte importante de la labor ciudadana, permitiendo reutilizar recursos básicos y así reducir la explotación del ecosistema. Reciclar metal contribuye enormemente con el medio ambiente.

Si sueles consumir productos envasados en latas y otro tipo de contenedores metálicos, es importante que estés al tanto sobre el reciclaje de metal para que puedas aportar en la labor.

Reciclar metal
Reciclar metal

Aquí te comentaremos qué es el reciclaje de metal, cuáles son los distintos tipos de reciclaje y todo lo que necesitas saber.

¿Qué es el reciclaje de metal?

El proceso de reciclaje de metal es relativamente más fácil que en el caso de otro tipo de materiales. Hoy en día hay distintos métodos para reciclar metal, sin embargo, los dos más comunes son el reciclaje en las plantas de reciclado y la reutilización del metal.

Una de las grandes ventajas del metal sobre otros productos reciclables, es que al utilizar electroimanes, es posible separar los metales del resto de la basura, mejorando el proceso de reciclaje.

Gracias a esto, es posible reciclar metales con mucha mayor facilidad, logrando así reutilizar eficientemente el material.

A diferencia de otros elementos, el metal es uno de los mejores elementos para el reciclado, ya que se puede reciclar prácticamente infinitas veces.

Por ello, el metal sigue una economía circular en la que al ser reciclado, se puede vender a un precio más económico al convertirse en materia prima. Así estas compañías pueden bajar los precios de sus productos.

¿Cuál es el proceso del reciclaje de metal en plantas de reciclaje?

Reciclar metal en plantas de reciclaje es un proceso relativamente sencillo. Aquí te explicaremos en qué consiste este y cuáles son los pasos que se llevan a cabo. Desde que depositas los envases de metal en los Puntos Limpios o los contenedores amarillos hasta que el producto es reciclado.

Los pasos del proceso, son los siguientes:

1. Recolecta de latas y otros materiales de metal

El primer paso es en el que tú como ciudadano participas, ya que es tu labor separar los contenedores de metal para que puedan ser transportados a los Puntos Limpios o en los contenedores amarillos.

Aquí se pueden depositar y registrar los metales para que posteriormente se puedan reciclar.

Si llevas el metal a un Punto Limpio y no es una lata, puede que sea necesario que especifiques el tipo de metal del que se trata. Esto sucede mucho cuando deseamos reciclar productos elaborados con hierro o cobre.

Es importante destacar que los contenedores así como latas y envases que tienen aros de metal, no se les debe remover el aro. Este tipo de elementos están también elaborados del mismo material y cada parte de estos es reciclable.

2. Compresión de las latas y algunos otros metales

Depende del tipo de metal, puede que la primera etapa del proceso sea comprimir el metal para que ocupe menos espacio y se pueda transportar con mayor facilidad. Esto se suele hacer especialmente cuando se trata de latas y otros contenedores que son diseñados con aluminio o acero.

3. Transporte del metal a las plantas de reciclaje

Una vez ha pasado el tiempo designado, los camiones de las plantas de reciclaje se dirigen al Punto Limpio donde proceden a recoger todo el metal para reciclar reunido en un periodo de tiempo.

La mayoría de las veces, estos camiones hacen recorridos a lo largo de varios puntos limpios localizados en distintas regiones locales. Finalizada la ruta, todo el metal a reciclar se lleva a la planta para seguir con el proceso.

4. Separación del metal de otros elementos

Utilizando electroimanes de gran potencia se pueden separar ciertos materiales de otros. Este tipo de imanes logran discernir entre el acero y el aluminio, logrando así categorizar cada uno de los metales.

Adicionalmente, se evita que estén involucrados materiales no metálicos en el proceso de reciclaje, lo que mejor la calidad final del producto reciclado.

Reciclar metal
Reciclar metal

5. Limpieza de los contenedores de metal

Una vez se han separado los distintos metales, es momento de limpiarlos. La mayoría de las empresas de reciclaje utilizan una serie de químicos mezclados con agua para poder limpiar a profundidad y desengrasar todos los contenedores de metal.

Este proceso evita que existan impurezas en el producto final, el cual será vendido a compañías envasadoras.

6. Procesamiento del metal a materia prima

Una vez todas las piezas de metal se han separado del resto y se han comprimido, es momento de fundirlas.

Durante el proceso de fundición, este metal en estado líquido se vierte en moldes que permite convertir el metal en lingotes sólidos para ser vendidos a las distintas fábricas de contenedores y otros.

7. Venta de la materia prima para la fabricación de productos con metal

Luego de que se tiene la materia prima en forma de lingotes de acero, aluminio y otros metales, estos se llevan a las distintas fábricas que los adquieren.

Cada fábrica realiza un proceso particular con los moldes que permiten crear los distintos contenedores donde se envasarán los productos.

Reciclar metal
Reciclar metal – Lingotes de aluminio reciclado

¿Qué metales son reciclables?

El ahorro de energía y reducción de explotación del ecosistema es un factor importante para promover el reciclado de metales.

Existen varios metales que se pueden reciclar, entre los cuales se encuentran los siguientes.

  • Acero
  • Aluminio
  • Cobre
  • Bronce
  • Latón
  • Plomo
  • Oro
  • Plata

El acero y el aluminio, son los principales materiales que se reciclan en las distintas plantas de reciclaje.

El cobre, bronce, latón y otros materiales de la lista, también se pueden reciclar, sin embargo, el proceso es relativamente más costoso.

De igual manera, sin importar el costo de reciclaje, este es mucho más económico que el costo de explotación y procesamiento para crear materia prima con estos materiales.

Beneficios de reciclar metal

Reciclar metal puede ser muy beneficioso para el medio ambiente y para la tierra, lo que a su vez es beneficioso para nosotros.

A continuación te explicamos algunos de los principales beneficios de reciclar metal.

1. Reducción de emisión de gases de efecto invernadero

El proceso de crear materia prima de un metal en particular suele involucrar una gran cantidad de emisiones de gases que contribuyen al efecto invernadero.

En las últimas décadas hemos sido testigos de cómo el calentamiento global afecta a los distintos países de Europa y el mundo en general, por lo que es una gran labor ciudadana ayudar a reducir estos al reciclar metal.

2. Reducción del tamaño de los vertederos de desperdicios

Cuando desechamos el metal como un desperdicio convencional, este es llevado a basureros convencionales y se desecha como cualquier otro desperdicio.

Esto suele generar grandes problemas ambientales, ya que se queman metales y se liberan gases al medio ambiente que son contaminantes.

Además, se pierde la reutilización de un metal que puede mantenerse en circulación por décadas.

3. Reutilización de metales a un bajo costo

El proceso de reutilizar metales al reciclarlos es muchísimo menos costoso que generar la materia prima con la explotación. Esto se debe a que el material está ya disponible dentro del país y en los hogares de las personas que los van a reciclar.

Las maquinarias de reciclaje gastan mucha menos energía que las de explotación de minerales, por lo que esto también reduce los costos de producción.

4. Reducción de la explotación del ecosistema

Cuando se reduce la explotación al ecosistema porque los distintos metales se mantienen en circulación, es posible ayudar al medio ambiente.

Al dejar sin explotar que un material no renovable como el que se mina para fabricar metal, estamos ayudando a la tierra y reutilizando un recurso que se puede reciclar por completo.

Plantas de reciclaje de metales

En este vídeo vemos cómo las plantas de reciclaje ganan dinero con esta actividad:

Reciclar metales

8 Ideas para reutilizar los metales como método de reciclaje

El segundo método a través el cual podemos reciclar metales, es reutilizándolos. Hoy en día adquirimos todo tipo de artículos y accesorios que están diseñados con metal, cuando en muchas ocasiones podemos diseñarlos nosotros mismos.

A continuación te daremos algunas de las mejores ideas con las cuales podrás reciclar latas, contenedores de metal y otros productos similares.

1. Portalápices para tu escritorio

Los portalápices de escritorio son una excelente idea para reutilizar latas y otro tipo de contenedores cilíndricos de metal. Ya los portalápices convencionales suelen ser de metal, así que es el material correcto.

Depende del tipo de lata o contenedor, puede que necesites remover la parte superior, lijarla y limpiar el contenedor de cualquier grasa o impureza.

Reciclar metal
Reciclar metal

Una vez tienes el contenedor base, puede que desees reforzarlo o inclusive adornarlo con otros materiales. Puedes pintarlo con un color base y luego hacerle diseños hermosos con un pincel o decorarlo con soga, entre otros.

Luego de finalizar la decoración, podrás ponerlo en tu escritorio y tener un hermoso portalápices hecho por ti.

2. Contenedores para guardar alimentos en la cocina

Depende del tamaño del contenedor, puede que desees reutilizar este para guardar ciertos alimentos, especialmente si los has comprado a granel. Lo primero es verificar que sea un contenedor metálico con tapa que puedas reutilizar, de esta manera el proceso será muy sencillo.

Primero lava, desengrasa y seca adecuadamente el contenedor hasta que no tenga impurezas algunas del producto original que estaba dentro.

Una vez se encuentre en perfectas condiciones, podrás guardar dentro harina, avena, pasta, azúcar y cualquier otro tipo de producto para un mejor envasado.

3. Lámpara de aceite o de alcohol

Si te llama la atención los detalles románticos o estéticos, puede que decidas hacer tu propia lámpara de aceite. El proceso es muy sencillo, lo único que necesitas es un contenedor metálico con tapa o uno que le puedas encontrar algo con lo qué taparlo.

Primero lava y desinfecta adecuadamente el contenedor antes de utilizarlo. Una vez completamente seco, abre un orificio en la parte superior, por donde introducirás una mecha gruesa hecha con algodón, puedes utilizar cualquier tira de este material. En el interior, debes colocar aceite de cocina, aceite de lámparas portables o alcohol.

Dale un rato a la lámpara para que el algodón absorba el líquido y luego simplemente enciéndelo.

La mayor parte de la llama se generará con el combustible sin quemar demasiado el algodón, por lo que podrás tenerla encendida por horas. Quizás sea necesario cambiar de vez en cuando la mecha, pero podrás reutilizar tu lámpara cuanto desees.

4. Porta-velas

Muchas latas de aluminio, especialmente las grandes, son muy fáciles de cortar y se les pueden hacer hermosas formas dentro.

Intenta abrir un agujero en un costado de una lata y coloca dentro una vela pequeña que desees encender. La lata protegerá la vela, la hará más portable y lo mejor, es que podrás hacer que ilumine únicamente en una dirección.

5. Organizador de cocina

Depende del tipo de lata o contenedor, puede que desees reutilizarlo en la cocina ya sea para colocar especias o para colocar indumentarias para cocinar.

Reciclar metal
Reciclar metal

Limpia adecuadamente el contenedor y luego pruébalo para su uso, si ves que tiene la fuerza suficiente, simplemente decóralo para hacer que combine con la decoración de la cocina y se vea agradable.

6. Centro de mesa con flores

Algunas latas y contenedores metálicos suelen ser alargados y tener una forma estética. Si utilizas uno de estos, lo lavas bien y lo decoras, puedes utilizarlo como centro de mesa e inclusive colocarle flores dentro.

Quizás sea necesario que le pongas algunas piedras como contra-peso, pero el resultado final será hermoso.

7. Maceta de invernadero

Para los amantes de la naturaleza, puede que sea difícil encontrar suficiente macetas disponibles alrededor de hogar para todas las plantas que puedes querer sembrar.

Al reutilizar las latas de aluminio y acero, podrás cortar la parte superior y hacer un par de agujeros debajo, para así utilizar estas como macetas.

Puedes colocar plantas grandes o pequeñas, dependiendo del tamaño del contenedor.

8. Moldes para galletas

Algunas latas son ideales elaborar moldes para galletas. Para ello, lava adecuadamente el contenedor y una vez esté seco, córtalo en varias secciones transversales.

Al tener los aros metálicos de la lata, podrás utilizar una pinza o alguna otra herramienta para darle la forma que desees y así tener un molde que podrás utilizar para cortar la masa para las galletas.

María J. Giménez López

Amante de la naturaleza y del cuidado medioambiental. Licenciada en Ciencias Ambientales, Máster en Biotecnología avanzada y Doctora en Recursos naturales y Medio Ambiente por la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario