Reciclar bolígrafos

Por suerte, reciclar se ha vuelto cada vez más común. Sin embargo, puede haber incertidumbre sobre hacerlo de manera correcta o no. Recuerda, cada producto tiene su sistema de reciclaje. En este caso, aprenderás cómo reciclar bolígrafos, un objeto en constante uso y desecho.

Existen algunos bolígrafos de cierta elegancia con piezas de repuesto, aunque resultan inaccesible por su elevado precio. Si no puedes optar por un producto con repuesto y requieres saber cómo reciclar los desechables, sigue leyendo.

reciclar boligrafos
reciclar bolígrafos

A pesar de ser piezas muy útiles, tienden a romperse o su tinta sorpresivamente deja de salir. Es necesario hallarles alguna función, aún después de fallido el intento por extraer su tinta.

Los bolígrafos, por sus distintas piezas, no pertenecen a ningún contenedor para reciclaje común. A menos que les consigas un uso por tu cuenta, puedes llevarlo a jornadas dedicadas a recolectar.

Aplica el up-cycling, convirtiendo productos inservibles en útiles, como sillas y demás. Claramente, un bolígrafo no pasará jamás a una mesa ni nada similar haciéndolo tú mismo, pero algo de provecho puedes sacarle llevándolo al lugar correcto.

Antes de plantearte por qué reciclar bolígrafos es importante, ante tanto aparato electrónico circulando, tiene respuesta sencilla: es medio de escritura universal.

Favorito por mucho, cumple la manera tradicional de comunicación o trabajo, como claramente demuestran las empresas que fabrican bolígrafos personalizados. Usado para «garantizar» fidelidad de empleados, clientes y otros, las compañías eligen este detalle, tanto pequeño como económico.

¿Cómo reciclar bolígrafos en casa?

Cuando ya probaste mil maneras de hacer salir tinta del bolígrafo, pero no has conseguido nada, definitivamente ya es hora de desecharlo.

Si no es un artículo con piezas de repuesto, puedes recurrir a las costumbres de «hazlo en casa» para devolverle utilidad.

Primero, verifica una última vez que la tinta en efecto no sale. Después, puedes separar sus partes para iniciar el reciclaje. ¡Entérate de cómo reciclar bolígrafos en casa con facilidad! Veamos algunas utilidades:

Bisutería

Antiguos o de nuevo diseño, los bolígrafos funcionan como piezas de bisutería. Úsalos para crear joyas, darles un accesorio característico a las que tienes, entre otras ideas.

Puedes experimentar juntándolos con otros materiales, como acrílico. Dispones de varias partes para experimentar.

Decoración del hogar

Ahorra dinero usando tu imaginación. Hacer decoración del hogar por cuenta propia es muy productivo, pones en práctica la agilidad mental y manual.

Tienes opciones, tanto si quieres usarlo entero o desarmarlo en partes para aprovechar cada una al complementar otra. Manteniéndolo en su estado, puedes usarlo para cubrirlo por fuera con purpurina, pintarlo de cualquier manera, forrarlos utilizando papeles e incluso poner alguna flor en sus puntas, simulando un ramo.

Si tienes una pequeña sierra en casa, puedes emplearla para cortar en pedacitos el bolígrafo. Toma un jarrón que sea transparente y consigue flores, hojas secas o solo pétalos.

Acomoda el adorno como más te guste, mezclándolo en capas hasta conseguir el bonito toque diferente del final. Tendrás un adorno decorativo listo para cualquier estancia, sea dentro o fuera del hogar.

reciclar boligrafos
reciclar boligrafos

Jarrón estilo Daisy Vase

Fabricado a partir de un bolígrafo, su creador lo bautizó como «Daisy Vase». El diseñador oficial aplicó la técnica de soplado en vidrio, consiguiendo una burbuja de plástico abajo y apariencia alargada arriba.

A simple vista, el adorno es minimalista, aportando elegancia a tu estancia. Tiene un costo algo elevado al comprarlo ya hecho.

Sin embargo, no te dicen lo sencillo que es de hacer por tu cuenta, teniendo herramientas y el cuidado necesario.

Intenta hacerlo en casa, usa uno de los viejos bolígrafos que tengas y emplea la misma técnica de soplado en vidrio. Este jarrón se adapta a cualquier entorno, solo debes añadirle una bonita única flor para lucir.

Reciclar bolígrafos en fábricas

Ya probaste todo lo posible en casa y solo queda una tarea: desechar el bolígrafo entregándolo a empresas especializadas en reciclaje de bolígrafos.

Este tipo de procesos es conocido desde hace años, gracias a la buena recepción de empresas ante la gran contaminación que significaban los bolígrafos sin tinta. La idea surgió pequeña, creciendo desde entonces hasta extenderse en cada rincón del mundo.

Fue creada como contribución y cuidados al medioambiente. Las escuelas podían recaudar todos los bolígrafos dañados que consiguieran y serían llevados a puntos de recepción donde se procesarían.

Dependiendo la cantidad, dicha escuela recibía donaciones o aportes de las fábricas dentro del plan. No obstante, si eres un civil, también puedes contribuir a reciclar bolígrafos en fábricas.

Programa de up-cycling

No se trata de reciclar bolígrafos por ti mismo, como dictan las famosas instrucciones DIY. En su lugar, es un programa creado por empresas internacionales.

Son puntos de encuentro estipulados, donde recogen todo tipo de artículos para escribir como plumas, subrayadores, marcadores, además de bolígrafos. Nada fabricado con madera.

Inició como idea de TerraCycle y la marca de bolígrafos Bic, llamados «programa de up-cycling para instrumentos de escritura». Este programa lleva funcionando varios años.

Los «puntos de encuentro», como se conoce las zonas estipuladas de recolección, son efectuados por brigadas encargadas de los materiales.

Todo es realizado en pro de cuidar y mantener el medio ambiente. Si deseas acercarte a algún punto público, sin brigada, puedes ingresar a su página e informarte del más cercano a ti.

Proceso de reciclar bolígrafos

Son recogidos de los puntos señalados, los artículos de escritura se almacenan y limpian. Después, se iniciará todo el proceso de reciclaje.

Los materiales que conforman el bolígrafo son divididos hasta eliminar impurezas, triturándolos para la nueva forma del futuro.

Una vez se ha reciclado los materiales de los bolígrafos, acabarán en productos como bancos de parques o sillas.

Aunque es más común la creación de objetos como los anteriores, a veces se hacen tuberías, envases, bolsos, macetas, baldosas del jardín, monederos, cubos para basura u otros.

En qué pueda convertirse al final, depende del trabajo durante su procesamiento (inyección o extrusión).

María J. Giménez López

Amante de la naturaleza y del cuidado medioambiental. Licenciada en Ciencias Ambientales, Máster en Biotecnología avanzada y Doctora en Recursos naturales y Medio Ambiente por la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario