Reciclar agua

El reciclar agua consiste en tomar agua que ya fue usada para darle un nuevo propósito. Puede tratarse de aguas residuales o grises.

Mientras exista cierta cantidad de agua, es posible conseguirle un uso. Aprovecha cualquier pequeña cantidad para regar un par de plantas, por ejemplo. Nuestro planeta se encuentra lleno de agua, aunque de distintas fuentes (agua salada, agua dulce, entre otros). Como está claro, no todas las clases son consumibles.

Reciclar agua
Reciclar agua

Debido a las cantidades de agua que cada vez disminuyen más por el consumo irresponsable, es necesario aplicar alguna regla de ahorro y reciclaje capaz de preservarla.

Las generaciones futuras tienen derecho a disfrutar del agua, por ello, evitar el derrochamiento es extremadamente crucial. Cuando llueve mucho, puedes sacar provecho del agua de la misma a la vez que reduces tus gastos.

Entre el calentamiento global, la contaminación y otros, la Tierra se encuentra afectada y expuesta en su capacidad de brindar agua potable. Es un deber de las personas buscar información para reciclar agua.

No toda el agua está disponible para consumo humano. El 2.5% o 3% consiste en agua dulce, dentro de ese porcentaje está el 70% en hielo, glaciares y nieve, convirtiéndolo claramente en inaccesible. Finalmente, de toda esa cantidad, el agua dulce accesible se reduce a 0.77%.

¿Cómo reciclar agua?

Vivir en cualquier planeta sería imposible sin la presencia del agua, el líquido vital para cualquier especie. Por fortuna, los seres humanos contamos con ella en la Tierra, sin embargo solemos desperdiciarla de incontables maneras.

Si la humanidad continúa agotando cada fuente de agua, las próximas generaciones se encontrarán con una fuerte sequía e impacto ambiental peor que el actual.

Conociendo ya los tipos de agua, de dónde vienen, su composición e información de más, puedes buscar maneras para cuidarla o saber cómo reciclar agua.

Piensa en utilizar agua reciclada para limpiar, ahorrando el agua potable a su vez. Te mostraremos métodos tanto fáciles como económicos para reutilizar algunos tipos de agua desde tu hogar.

Puedes aplicar cualquiera cuando prefieras, nunca es tarde para aportar un granito de arena en contribución al medio ambiente.

1. Recoge el agua de lluvia

Prueba colocando cubos en varios lugares fuera de tu casa, entre mayor sea el tamaño de estos más agua podrás recolectar. Si artefactos como canaletas o desagües están limpios, aprovecha y recoge el agua de lluvia desde esos puntos.

Ese mismo líquido debe ser usado para algunas tareas fuera de casa: puedes lavar muebles ubicados en el exterior, darles un poco de agua a las plantas, regar el césped y lavar el auto o pisos.

A este tipo de agua en recolección se le conoce también como aguas pluviales. Existen ciertos sistemas dedicados a recolectar especialmente el agua de lluvia, es considerado un método ecológico para reciclar agua natural.

Si tienes pensado recoger líquido en cantidad para almacenar, debes procurar colocar algún tipo de cubierta como tapas u otros.

Para regar el jardín no es necesario utilizar agua todos los días. Mantén un césped en óptimas condiciones al brindarle líquido 2 veces por semana durante la noche.

Hacerlo en horas nocturnas reduce posibilidades de evaporación, además si el pasto tiene un poco de altura le resulta más sencillo preservar su humedad por sí mismo.

2. Reutiliza el agua de aparatos electrónicos

Ciertos aparatos que tenemos en casa pueden brindarnos agua para reciclar, algunos con más opciones que otros por estar libre de sustancias químicas perjudiciales.

Por ejemplo: la lavadora, secadora o aire acondicionado expulsan agua que puede servir para tareas como surtir el limpiaparabrisas del coche. Reutiliza el agua de aparatos electrónicos de manera sencilla, para lavar pisos u otras tareas del hogar.

Reciclar agua
Reciclar agua

3. Recolecta agua fría de la ducha

Cuando abrimos la llave de la ducha, las primeras gotas de agua siempre son frías. Para llegar a la temperatura que deseamos, se demora un par de minutos en alcanzar el calor necesario, mientras toda esa agua es desperdiciada solo por no tener la temperatura adecuada.

Si recolectas agua fría de la ducha en algún cubo, puedes usarla para cosas útiles después, ahorrando y reciclando al mismo tiempo.

Usa esa agua para cumplir tareas del hogar como lavar ropa sucia, también en plantas.

Empléala para limpiar el suelo, bajar el retrete o lavar platos. Funciona para llevar a cabo cualquier tarea de limpieza, al fin y al cabo es agua limpia aunque fría.

4. Baña a tu mascota en el césped

Si eres de las personas que prefiere bañar a sus mascotas en casa, este punto puede ser de ayuda para regar tu jardín al mismo tiempo.

Ubica al animal en el césped, así cuando lo enjuagues con agua el suelo podrá absorber ese líquido y beneficiarse sin que debas gastar agua extra. Baña a tu mascota en el césped para obtener un 2×1 en reciclaje.

5. Líquido después de cocinar

Una vez termines de cocinar, no es necesario desperdiciar el agua tomada en ollas. Las verduras y demás ingredientes utilizados pueden tener nutrientes con beneficios para tus plantas, prueba a usar el líquido después de cocinar para regarlas.

6. Recicla las aguas grises

Son las aguas que entran van a las alcantarillas desde las viviendas. Recicla las aguas grises al recolectarlas para emplearlas en el césped, solo cuando está exenta de químicos o sustancias.

Si deseas convertir este tipo de reciclaje en algo permanente, puedes instalar un sistema conector de desagües con destino a depósito, es una manera de redirigir el agua de bañeras y lavados para volver a usarla.

El depósito recolecta agua gris, donde emplea métodos adecuados para depurar el líquido. Al final, obtienes agua perfecta para su reutilización.

Este es uno de los tipos de reciclaje poco conocidos pero sumamente efectivos. Es sencillo usar agua gris reciclada por su poco contacto contaminante.

¿Cómo reciclar agua reciclada?

Quizá te preguntes cómo es posible o ya te hagas ideas, pero de cualquier manera te explicaremos un poco al respecto.

Reciclar agua es tan sencillo como leíste arriba: es solo reutilizar agua apta para otras tareas.

Sin embargo, esa misma agua utilizada para lavar platos o regar plantas, tiene aún una tercera oportunidad que puedes aprovechar.

Entérate cómo reciclar agua reciclada para continuar ahorrando y aprovechando al máximo todo lo que puede ofrecerte este líquido.

1. Platos bajo macetas

Tiene como objetivo recolectar el agua caída de la maceta, una vez que la planta es regada. Solo debes alzarlas y colocar platos bajo las macetas, lo suficientemente capaces de recoger el exceso de agua.

Aún después de reutilizada esta agua continúa libre de químicos, haciéndola funcional para reciclarla una tercera vez en otras plantas.

2. Agua enjabonada para el inodoro

Después de recolectar agua para lavar los platos, esa misma agua con jabón ya utilizada dos veces puede servirnos en el baño una tercera vez.

Las casas tendrían una especial ventaja sobre esto, ya que son muchos los platos que se lavan todo el tiempo e igualmente las veces que se baja el agua del inodoro.

Al usar agua enjabonada para el inodoro, estarías dejando un rastro de agua perfumada con jabón cada vez que la empleas allí.

Consejos para ahorrar agua

Además de reciclar el agua que es necesario usar, puedes recolectar ideas y aplicarlas para ahorrarla.

No dejar la llave abierta cuando te lavas los dientes, aplicar jabón a los platos antes en lugar de permanecer con el grifo abierto, entre otros consejos para ahorrar agua que puedes usar en casa.

Aparte de apoyar al medio ambiente y preservar su recurso natural, consigues ahorrar un poco de dinero en las facturas del servicio.

1. Evita usar mangueras

Cuando realices tareas como limpiar suelos, no uses este tipo de artículos que funcionan más para desperdiciar agua que otra cosa.

Si usas una escoba y un cubo, te resultará más rápido limpiar el suelo al restregar directamente, en lugar de esperar que el chorro haga desaparecer la suciedad.

Evita usar mangueras, ya que es capaz de perder hasta 700 litros de agua por hora. Si consigues una manguera capaz de efectuar la suficiente presión, quizá disminuyas la pérdida aunque no desaparece.

2. Lava el coche con cubos

No hay método más ecológico que lavar el coche bajo la lluvia, aprovechas las gotas además de recolectarlas para otras tareas.

Sin embargo, tienes una manera amable con el medio ambiente cuando necesites aplicar higiene: lava el coche usando cubos.

Recicla el agua que ya tomaste de alguna otra tarea para dejar como nuevo tu vehículo.

Algunos productos de limpieza respetan el sistema ecológico, requiriendo menos cantidad de agua para actuar en tu vehículo.

3. Lava alimentos y platos con una taza

Mantener el grifo cerrado más tiempo para ahorrar el agua es posible, si te enfocas en lavar alimentos y platos con una taza.

Puedes reutilizar agua dos veces, una cuando lavas los vegetales y después al recoger ese mismo líquido para los platos.

Solo debes encontrar una taza lo suficiente grande para hacer ambas tareas en un mismo lugar.

4. No tires basura al retrete

Entre los malos hábitos que tienen las personas, se encuentra tirar desechos al inodoro. Por claros motivos no debería ser usado como cubo de basura, pero te diremos un par de razones que te convencerán de abandonar esa conducta al fin.

Cuando arrojas residuos demasiado grandes, podrías crear un tapón en las tuberías y dañar todo el sistema de desagüe.

Por otro lado, en caso que funcione y el desecho logre bajar arrastrado por el agua, probablemente debas tirar de la cadena un par de veces más.

Intentas deshacerte de residuos por tu inodoro, cuando ya existen los cubos de basura sin complicaciones. En resumen, no tires basura al retrete o el error podría salirte más caro.

5. Cuidado con desagües y tuberías en casa

Cuando quieres deshacerte de desechos en lugares donde no deberías, perjudicas al medio ambiente y las tuberías de tu hogar.

El cubo de basura existe para una razón. Cuida los desagües y tuberías de tu casa al ahorrar o reutilizar agua.

Consigue ahorrar dinero de los daños que causaría un mal uso de tuberías, cuida la naturaleza y disminuye tu consumo de agua.

¿El agua residual puede ser reciclada en grandes cantidades?

La respuesta sencilla es sí, el agua residual puede ser reciclada en grandes cantidades. No es un proceso que puedas hacer desde casa como todas las ideas anteriores que te brindamos, a menos que tengas instalado un sistema especializado.

Reciclar agua
Reciclar agua

Sin embargo muchas empresas y el propio gobierno pueden emplearlas para reciclar agua por su cuenta. Aquí tienes algunos ejemplos de zonas donde se reutiliza.

1. Medio urbano

  • Regar el césped en zonas públicas.
  • Usada por los bomberos para apagar incendios.
  • Empleada para limpiar calles, urbanizaciones, zonas comerciales, polígonos industriales y otros.

Aunque ese es el medio urbano conocido donde se emplea el agua residual, algunos establecimientos pueden optar por ella para lucrarse y llevar a cabo sus objetivos comerciales.

Los lavados de coches, empresas de limpiezas en el área de cristalería y ventanas son algunas empresas que reciclan agua para trabajar. En objetivos de decoración, es elegida para fuentes de agua.

2. Aplicación industrial

La aplicación industrial común para reciclar agua es:

  • Aguas de protocolo industrial.
  • Alimentar calderas.
  • Sustentar sistemas dedicados a refrigerar.

3. Reciclar agua residual para el área agrícola

Como ya viste, es bastante sencillo recoger esta agua y emplearla en plantas. Lo importante para hacerla funcionar es que sea agua limpia, sin ninguna clase de producto químico capaz de efectuar alteraciones en su composición.

Puedes reciclar agua residual para el área agrícola y utilizarla directamente para regar los cultivos de plantas vegetales, por ejemplo.

Para ser usada de esa manera se considera la necesidad del suelo, qué calidad tiene exactamente el agua a emplear y cuánta fiabilidad tiene el sistema que se usará para suministrar el agua.

4. Conservar y crear espacios dentro de la naturaleza

Aunque depende igualmente de qué calidad tenga el agua, es posible conservar y crear espacios dentro de la naturaleza con aguas residuales.

Al reciclarla pueden recargarse humedales o crear nuevos, además de generar estanques de recreación, regular los acuíferos y cauces.

¿Por qué reciclar agua?

Debido a los constantes problemas de contaminación que surgen, además del bajo nivel de agua existente, es importante reciclar agua. Su disponibilidad inmediata está más comprometida mediante transcurre el tiempo y la falta de ahorro.

Al poner en práctica estas ideas sobre reutilizar agua, consigues ahorrarla para el futuro. Notarás cuál es el cambio en el monto de tus facturas, aunque la naturaleza lo demostrará poco a poco.

Reciclar agua
Reciclar agua

Piensa en más trucos para reciclar agua y ponlos en práctica. En varios países el agua es reciclada al recorrer el desagüe, sin embargo antes se filtra en un proceso para devolverle su estado líquido tan puro como un manantial.

Un estudio arrojó un acertado resultado respecto al ahorro en cantidades del agua: si toda una ciudad reciclara cada gota de líquido residual, conseguiría disminuir el consumo usual hasta 60%.

Surgió la necesidad de reciclar agua debido a todo el desperdicio en uso del público y trabajos industriales. Se trata de un nivel alto al que aún es posible darle un segundo uso, incluso una tercera oportunidad para ser gastada.

Actualmente apenas es reciclado un 12% de toda el agua industrial que podría resultar nuevamente útil en el área. Al reutilizar solo el agua de procesos industriales en lugar del agua potable, sería posible ahorrar incluso 98% del recurso.

Es hora de entender por qué es importante reciclar agua para lograr mantener la vida como ahora, además de garantizarla en el futuro.

Beneficios de reciclar agua

Si reciclas agua, obtienes beneficios económicos y en el medio ambiente. Es posible manipular el agua reciclada, luego de destilada siguiendo los reglamentos para hacerlo posible.

Disminuir nuestro gasto de agua potable repercute en el planeta Tierra. Cuando prefieres lavar el coche o regar plantas y césped con agua reutilizada, estás ahorrando tu disponibilidad de agua potable. Gran parte de las necesidades diarias puede ser cubierta con agua reciclada.

A pesar de todo, si es necesario emplear el agua en alguna cosa, se requiere un proceso de tratado más intenso para purificarla. Aunque hasta ahora no se reportan problemas de salud por reciclar agua, la importancia recae en para qué tipo de situaciones la empleas.

Mientras el agua esté libre de microorganismos patógenos y otras partículas contaminantes, puede ser reutilizada en más casos.

Gracias a obtener una fuente adicional al agua potable, es posible contribuir con el medio ambiente. El reciclaje influye en la disminución de desvío de líquidos perjudiciales para ecosistemas sensibles, que aplicada como sugerimos no provoca daño alguno.

El riesgo de contaminación ya no es sería tan latente como ahora. Las aguas infectadas no seguirían un cauce para infectar, sino acabarían en sitios apropiados después de cumplir con varias tareas determinadas.

Es cuestión de saber reciclar de manera adecuada, los beneficios de reciclar agua son notables.

Reciclar agua
Reciclar agua

Proyectos de reciclaje para agua potable

Un buen porcentaje de proyectos e ideas son en torno a reciclar agua no potable. Se toma en cuenta que es un gasto bastante grande utilizar agua potable para tareas domésticas.

Sin embargo, han sido creados algunos proyectos respecto a usar agua reciclada, aunque de forma indirecta, para conseguir agua potable.

Las ideas requieren recargar acuíferos con agua subterránea e incrementar depósitos con agua de la superficie, al surtirlos con agua de reciclaje.

Para conseguir llegar a los acuíferos, el agua debe propagarse o ser inyectada directamente a los suministros de agua subterránea. Con todo este proceso resulta posible impedir al agua salada, ubicada en zonas costeras, alcanzar los territorios importantes con agua para consumir.

Los proyectos de reciclaje para agua potable funcionan al purificar el agua antes de iniciarlos. El agua residual no está óptima para el consumo humano, mucho menos sin aprobar todas las normas requeridas para darle tal descripción.

Por ahora puedes continuar usándola para tus tareas domésticas o cualquier otra idea que creas tener para poder emplearla.

Tipos de aguas

Es importante conocer los tipos de agua. Al entender la función de cada tipo por sus detalles biológicos, químicos y físicos, podrás tener idea sobre cómo reciclarla o racionarla.

Algunas clases de agua resultan más útiles al dejarlas seguir su ritmo, aunque la mayoría permite ser reciclada. Existen ciertas aguas que deben ser destiladas antes de ser usadas, pero ese ya es un proceso más profesional.

Debes tener presente que las clases de agua son aún más extensas de lo que verás aquí. En resumen, se trata de: agua potable, dulce, salada, salobre, dura, blanda, destilada, residual, negra, gris y dura. Cada una con su descripción de composición, dónde es más común su aparición, entre otros detalles.

1. Agua potable

El tipo más conocido es el agua potable, su consumo está permitido para los humanos por no ser perjudicial para la salud.

Esta clase de agua es tratada de forma especial para mantenerla lejos del alcance de químicos peligrosos.

Su apariencia es tan impoluta que es transparente, carece de sabor u olor desagradable. Es usada por las empresas para llenar las botellas que luego son despachadas a tiendas, mientras lucen etiquetas de «agua mineral».

Algunos países cuidan con tanto ímpetu el estado de su agua, que resulta posible consumirla directamente desde el grifo.

Antes de probar esta afirmación, debes buscar información respecto a la zona donde te ubicas para asegurarte de que sea un punto de grifo con agua potable.

2. Agua dulce

Puede encontrarse de forma sencilla, está ubicada en ciertas superficies en forma de capas. Lugares como lagos, hielo, humedales, río, lagunas, icebergs, arroyos, glaciales, y otros son de agua dulce.

Sus sólidos están disueltos y la concentración de sal es baja, haciéndola característica entre el resto. Algunos de los ecosistemas con animales de especie acuática tienen agua dulce, necesaria para vivir en su hábitat. Los humanos la emplean para realizar actividad industrial.

3. Agua salada

Mares y océanos alrededor del mundo cuentan con gran cantidad de agua salada en su territorio, favorita entre las personas amantes de la playa.

Es conocida con este nombre por su buen porcentaje de composición salina, logrando conducir la electricidad.

La concentración disuelta de sal mineral ronda un 35%. Por claras razones no debería ser consumida, puede perjudicar la salud.

4. Agua dura o calcárea

Aunque están disueltos en su composición, este tipo califica con bastante nivel de minerales, tales como calcio y magnesio.

Es llamada agua dura, pero su nombre químico figura como agua calcárea. La posibilidad de medir su dureza está regida por los carbonatos que tiene, pasando a ser dos tipos dentro de esta misma agua: dureza permanente y temporal. 

Si tiene salida en los grifos comunes de las casas, es posible que genere desastre en las tuberías, causando un problema mayor en los accesorios de cocina y baño.

Además, los electrodomésticos pueden verse afectados por su invasión, debido al trabajo que efectúa la cal al pegarse tanto en ellos como en paredes. No es un tipo de agua que quieras ver en tu casa.

5. Agua blanda

Tiene una cantidad mínima de sal disuelta en ella, lo que la hace agua blanda. Si hablamos en términos químicos, este tipo de agua consigue llegar a la zona de superficie por precipitación.

En resumen, cada vez que llueve nos encontramos con ella. Cuenta con una cantidad de carbonato cálcico inferior a 50 mg/l, igualmente todos los tipos de agua con el mismo detalle entran en la categoría.

Muy utilizado en hidroeléctricas y plantas nucleares, las centrales la prefieren por su buena efectividad. La mayoría de calderas gozan de este tipo para funcionar correctamente. Al ser agua de lluvia, puede ser recogida para reutilizarse sin problema.

Reciclar agua
Reciclar agua

6. Agua salobre

Marca un punto entre agua salada y agua dulce, sin embargo el porcentaje impreciso de su salinidad la convierte totalmente en su propia categoría: agua salobre.

No está realmente definida con exactitud la cantidad de sal en su composición, no obstante está presente cierto régimen salino. Se especula la presencia de sal por litro entre 0.5 o 30 gramos.

No es un tipo muy conocido en la clasificación de aguas. No es posible elegir un bando de agua dulce: tiene más sal que la dulce pero menos que la salada en regla, de allí que fuese creada una clase para este tipo.

No tiene un solo lugar de encuentro como el resto de aguas. Es dependiente a la lluvia en ciertas zonas específicas o precipitaciones, la vegetación por el lugar también influye en su presencia. Si quieres saber un lugar habitual para hallarla, es en desembocadura de estuarios o ríos, cuando el líquido y el agua de lluvia/ríos se juntan.

7. Aguas residuales

Ubicadas en alcantarillas, las aguas residuales son un desecho de oficinas, industrias, casas y locales comerciales.

Se convierten en lo que indica su nombre, al estar afectada de forma negativa debido a influencia antropogénica. Este tipo de agua es usada, sin embargo solo después de pasar por un buen tratamiento en plantas de aguas residuales para lograr depurarla.

Antes de su depuración, este tipo de agua puede resultar bastante contaminante para el medio ambiente, generando problemas en la naturaleza y enfermedades graves.

Para evitar las consecuencias de la mala manipulación, es necesaria la depuración en centros especializados, debido a los residuos tanto industriales como domésticos que presenta esta agua. A menos que sea reutilizada en tareas simples.

8. Agua destilada

Mientras que el agua dura tiene bastante sal y el agua blanda cuenta con un menor porcentaje, este tipo de agua destilada está totalmente fuera del alcance de la sal diluida.

Aunque no forma parte de un proceso natural, sino es purificada gracias al trabajo del que sacó su nombre, «destilación». Se encuentra centrada en su unidad de moléculas de H2O, de allí que fuese limpiada para usarse. 

Es un tipo de agua bastante saludable para ingerirse. Las empresas suelen utilizar esta clase de agua como base en sus bebidas embotelladas o enlatadas, es capaz de potenciar los sabores con fuerza gracias a la destilación.

9. Aguas grises

Puede ser reutilizada, a pesar de su nivel bajo de nitrógeno y fósforo o elementos como materia inorgánica, orgánica junto a microorganismos.

Este tipo de agua emerge del uso doméstico, se traslada por las tuberías de la casa una vez es usada para lavar.

Es conocida como aguas grises porque luce turbia, aunque tiene condición que oscila entre agua dulce, residuales junto a potable.

Puede ser reciclada sin purificar, solo para dar líquido a las plantas donde tiene algunos beneficios:

  • Las plantas crecen con más rapidez.
  • Nutre la tierra por la materia orgánica en su composición.
  • Permite un nivel alto para absorber nutrientes.
  • No es contaminante.

10. Aguas negras

Forma parte de los tipos de agua usados y contaminados de manera irremediable. Las aguas negras son aquellas que transportan orina u heces, provienen de casas.

11. Agua bruta o cruda

Carece de tratamiento o alteración alguna y su composición permanece intacta por ello. El agua cruda o bruta está ubicada tanto en reservas naturales como fuentes, básicamente en aguas como subterráneas o superficiales.

Es común su llegada a centrales de tratamiento, donde comienzan a alterarla para convertirse en agua potable, entre otros usos.

En sus análisis realizados, la composición del agua cruda fue definida: alto nivel de ácido húmicos, oxígeno, sal y minerales. Aunque por su estancia en lugares rodeados de naturaleza, puede captar bacterias junto a algunas partículas de arcilla pequeñas.

María J. Giménez López

Amante de la naturaleza y del cuidado medioambiental. Licenciada en Ciencias Ambientales, Máster en Biotecnología avanzada y Doctora en Recursos naturales y Medio Ambiente por la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario