Reciclar aceite

Entre las cosas que pueden ser recicladas, el reciclar aceite es una de ellas. Después de preparar cierto tipo de platos, puede ser bastante normal que desees tirar el aceite por el vertedero. Esto es algo que debes evitar.

Al desechar el aceite de esta manera estás haciendo que este acabe en las alcantarillas, genera atascos de tuberías e inclusive otras formas de contaminación.

reciclar aceite
reciclar aceite

Hoy en día con todo el auge del reciclaje, uno de los productos que se está reciclando en grandes cantidades es el aceite.

A continuación te vamos a explicar un poco más en qué consiste reciclar aceite, de qué forma puedes hacerlo y qué beneficios obtendrás con ello.

¿Qué es reciclar aceite y por qué deberías hacerlo?

El aceite que ya ha sido utilizado se puede reutilizar de varias formas. Se puede crear una variedad de productos como biodiesel, jabones y otros productos que te ayudarán a reducir el impacto ecológico.

Existen dos formas en las cuales puedes reciclar el aceite. Son las siguientes:

  • Reciclar aceite en un Punto Limpio para que se lleve a una planta de reciclaje.
  • Reciclando el aceite en tu hogar, reutilizando para fabricar otros productos.

Cualquiera de las dos formas en las que desees reciclar aceite, podrás reducir la contaminación, evitar los trabajos innecesarios para destapar cañerías y más.

A continuación te explicamos un poco más sobre el proceso de reciclaje en cada uno de los casos.

Reciclaje de aceite en plantas de reciclaje

El reciclaje convencional es la más popular y utilizado al momento de reciclar este elemento de cocina u otros tipos de aceite.

Para reciclar el aceite de esta manera, sólo debes llevarlo a los Puntos Limpios o Puntos Verdes. Allí, serán procesados para trasladarlos a las plantas de reciclaje y se llevará a cabo este proceso.

Algunas comunidades tienen otro tipo de sistemas de reciclaje por los cuales puedes optar.

Proceso de reciclaje del aceite

El proceso de reciclaje del aceite, está compuesto de varias partes por las cuales pasa este producto antes de ser reutilizado. Este proceso de reciclaje es el siguiente.

1. Depósito del aceite en los Puntos Limpios

El primer paso para reciclar aceite, es donde tú como ciudadano tienes que invertir directamente. Este paso consiste en transportar el aceite contaminado, sucio, utilizado o en algún otro estado similar, a uno de los Puntos Limpios.

reciclar aceite
reciclar aceite

En caso de que no tengas un Punto Limpio cerca de ti, puedes averiguar si existen otras alternativas de compañías que procesen aceite para reciclaje en tu región.

Cuando llevas el aceite a estos lugares de recopilación, estos son recopilados en distintos tipos de envases.

Puede que te otorguen un envase en particular para colocar o tú tengas que llevar directamente un envase desechable. Después de ello, el aceite es almacenado para su transporte.

2. Transporte del aceite a las plantas de reciclaje

Al momento de la recolección por parte de las plantas de reciclaje, el aceite es transportado en grandes contenedores directo a la planta de procesamiento.

Aquí se almacena en contenedores de gran tamaño que se localizan en la planta y están diseñados para almacenar este tipo de productos.

3. Limpieza o procesamiento del aceite

Una vez que el aceite está en la planta, es momento de purificarlo o procesarlo. El proceso varía ligeramente dependiendo del tipo de aceite.

En la mayoría de los casos, se decanta el aceite para eliminar agua y cualquier tipo de impurezas, pudiendo así reducir la cantidad de contaminación que se encuentra en el aceite.

En ocasiones este aceite también es procesado con otros métodos de limpieza y control de calidad, con el fin de purificarlo tanto como sea posible antes de darle una nueva utilidad.

Cuando el aceite ha sido purificado a un cierto grado, ya se puede procesar para crear nuevos productos.

4. Fabricación del nuevo producto con el aceite

El tipo de producto que se fabrique dependerá intrínsecamente de la solicitud de las compañías que utilizan aceite reciclado para crear sus productos y de la planta de reciclaje.

En el caso de los aceites de cocina, estos se pueden utilizar para crear jabones, cremas, biodiesel y otro tipo de productos para la utilización humana en la mayoría de los casos.

¿Qué aceites se pueden reciclar?

Existen varios tipos de aceites que se pueden reciclar en los Puntos Limpios y los distintos centros de reciclaje en el país.

reciclar aceite
reciclar aceite

Los aceites reciclables, son los siguientes:

  • Aceites vegetales utilizados en la cocina.
  • Aceite residual de alimentos enlatados.
  • Manteca de cerdo.
  • Grasas o aceites de cocina estropeados.
  • Aceites de cocina caducados.

En el caso de otros aceites como son los aceites de motor, aquellos aceites o grasas de uso industrial y cualquier otro tipo de aceite que utilice petróleo como base, deben reciclarse por el fabricante de estos.

Cuando reciclamos este tipo de aceites a base de petróleo, estamos ayudando a reutilizar un material base. Este podrá ser utilizado para crear productos como betún, asfalto, telas impermeables, entre otras.

Gracias a esto, no sólo reducimos la contaminación sino que reducimos la explotación ecológica del medio ambiente a través del reciclaje de aceite.

Beneficios de reciclar aceite

Reciclar aceite otorga una gran cantidad de beneficios para la sociedad. Los principales beneficios son los siguientes:

  • Reducción de cañerías tapadas por acumulación de grasas.
  • Se evita que el aceite sea vertido en ríos que puede poner en peligro a la vida marina.
  • Reducción de problemas en plantas de tratamiento de agua por exceso de aceite acumulado en las maquinarias.
  • Reutilización de materia prima de aceite utilizada para crear otros productos para el consumo humano.

Reciclaje o reutilización de aceite en el hogar

Existen varias formas en las que puedes querer reutilizar el aceite en tu hogar y darle un buen uso a este. Incluso hay una forma en la que lo puedes limpiar para reutilizarlo en la cocina.

A continuación te explicamos las distintas formas en las que puedes reutilizar este aceite usado y sacarle provecho.

1. Reciclar aceite para hacer jabón

Para fabricar jabón sólo necesitas aceite ya utilizado, sosa cáustica y una cierta cantidad de agua.

Adicionalmente puedes añadir distintas esencias aromáticas que te ayudarán a darle un olor agradable a tu jabón casero.

Lo primero que debes hacer para elaborar el jabón, es filtrarlo. Puedes hacer esto con un embudo y una pequeña malla metálica que te ayuda a reducir el paso del aceite, atrapando así cualquier agente externo en el aceite.

reciclar aceite
reciclar aceite

Luego de que tienes el aceite listo para procesarlo, sólo debes utilizar la sosa cáustica y agua para elaborar el aceite.

Te recomendamos utilizar guantes y lentes de protección para evitar accidentes en el proceso.

Recuerda también agregar distintas esencias aromáticas para darle un olor único a cada uno de tus jabones caseros, también puedes utilizar colorantes si lo deseas.

2. Elabora velas o lámparas caseras

Otro uso muy interesante que se le puede dar al aceite utilizado es la elaboración de velas.

Para ello debes tener un frasco donde colocarás la vela, un alambre, el aceite viejo y una mecha de algodón.

En este caso puede que también desees agregar esencias aromáticas que harán que la vela otorgue un aroma único en el hogar cuando la enciendas.

Lo primero será filtrar el aceite, en este caso también puedes utilizar un embudo y una malla metálica. Si deseas puedes cocinarlo a fuego lento, para separar el aceite de las partículas externas.

Posteriormente, debes colocar el alambre junto al algodón, haciendo una forma de base y una línea recta vertical con el algodón para que sirva como mecha en la vela.

Finalmente, simplemente coloca el aceite en el recipiente con la mecha sobresaliendo. Si deseas, puedes agregar una tapa al recipiente de la lámpara o vela casera. Así podrás extraer la mecha y que esta sea la única parte que sobresalga.

Recuerda colocar unas gotas de esencias aromáticas al aceite antes de encender la vela y disfrutar de tu lámpara casera.

3. Fabrica tu crema hidratante

Aunque no lo puedas creer, algunas de las mejores cremas hidratantes caseras se pueden elaborar con este tipo de aceites. El proceso es relativamente sencillo y el resultado es increíble. Podrás tener una crema económica, para utilizarla cuando desees.

Como en casos anteriores, es importante primero filtrar el aceite para purificarlo lo más que se pueda y luego filtrarlo de agentes externos. Una vez el aceite esté en perfectas condiciones, necesitarás cera de abejas, un tarro y el aceite filtrado.

Coloca un baño de maría y agrega la cera de abejas dentro hasta que se haya fundido por completo.

Luego de que la mezcla esté en estado líquido, agrega el aceite y mezcla hasta forma una solución homogénea.

Una vez la mezcla esté lista, agrégala al tarro y colócala en la nevera para que se enfríe. Si quieres puedes agregar otras sustancias para aumentar la hidratación, agregar olores, entre otros.

4. Elabora un exfoliador casero

Muchas personas están constantemente buscando cremas exfoliantes, jabones exfoliantes y todo tipo de productos que cumplan esta función.

Lo que muchas personas no conocen, es que pueden hacer sus propios exfoliadores caseros con aceite utilizado y café molido que ya hayas usado.

La mezcla es tan simple como colocar el aceite y el café, creando una pasta en la que ambos elementos se han incorporado.

Cuando vayas a aplicarte el exfoliador, hazlo dentro de la ducha antes de enjabonarte. Una vez te hayas exfoliado por donde desees, coloca el exceso de pasta en un recipiente para que no se vaya por las cañerías y enjabónate como de costumbre, la diferencia es increíble.

5. Engrasa piezas metálicas

Algunos creen que el único aceite útil para engrasar es el que venden especialmente destinado para ello, pero no es así. El aceite de cocina utilizado también se puede utilizar para engrasar todo tipo de bisagras, cerraduras y distintas piezas metálicas.

Puedes filtrar este aceite previo a su utilización y simplemente colocarlo sobre las superficies a engrasar, moviéndolas para que se puedan engrasar adecuadamente.

Si deseas, puedes utilizar una toalla o una servilleta para mover la grasa del aceite por toda la pieza.

6. Engrasa moldes de hornear

Depende de qué tan quemado esté el aceite, puedes guardarlo aparte para engrasar moldes para hornear.

El realizar tortas y recetas horneadas, no es necesario utilizar aceite nuevo, ya que lo único que necesitas es engrasar ligeramente el molde, por lo que el aceite se puede reciclar de esta manera.

Si deseas, elimina las impurezas del aceite filtrándolo y luego colócalo en un envase aparte. Cada vez que tengas que engrasar un molde, simplemente busca este aceite y engrásalo según lo que necesites.

7. Protege mobiliarios de madera

Con el aceite usado o quemado, también puedes proteger tus muebles y cualquier otra pieza de madera que tengas en tu hogar.

Es importante cuidar la madera para evitar que esta se humedezca y pueda generarte complicaciones abombándose o sufriendo daños irreparables.

Lo primero que debes hacer para esta aplicación, es filtrar el aceite utilizando un embudo y una malla metálica, pudiendo así eliminar cualquier agente externo del aceite. Esto evitará que el aceite tenga partículas que al restregarlo por las piezas de madera, puedan rallarlas de alguna manera.

Aplica el aceite con una brocha o un pincel a la superficie de los muebles de madera y con esta misma herramienta, engrasa toda la pieza de madera.

Al tapar los poros del material, podrás reducir la posibilidad de que esta absorba el agua que le caiga, especialmente si se tratan de muebles de exterior. Lo más recomendado es que realices este proceso al menos 2 veces al año.

8. Limpia el aceite para que pueda ser reutilizado

Algunos aceites utilizados para freír alimentos, pueden ser utilizados entre dos y tres veces siempre que no hayan alcanzado altas temperaturas (superiores a 170ºC).

Si este es el caso con tu aceite, puedes limpiarlo y purificarlo para utilizarlo en ocasiones posteriores sin complicación alguna.

El primer paso consiste en el filtrado de agentes externos. Para ello, es necesario utilizar un embudo y una malla metálica, que permitan separar todas las partículas de alimentos que se puedan encontrar en el aceite.

Una vez realizado el proceso, procedemos a eliminar cualquier impureza adicional.

reciclar aceite
reciclar aceite

Para eliminar las impurezas adicionales, debes cocinar el aceite durante varios minutos a punto de fritura. Déjalo cocinar sólo unos minutos y apágalo, dejándolo reposar unas 2-3 horas. Una vez finalizado este tiempo, ya debería estar frío y puedes volver a filtrarlo para eliminar impurezas restantes.

Buscando prolongar la vida útil de este aceite, almacénalo en un envase completamente hermético.

Si deseas, puedes guardarlo en la nevera para evitar que se pueda dañar por componentes restantes en el aceite. Si le llegas a dar alguna aplicación como freír pescado, intenta no utilizarlo luego con otro tipo de alimentos, ya que puede modificar el sabor.

María J. Giménez López

Amante de la naturaleza y del cuidado medioambiental. Licenciada en Ciencias Ambientales, Máster en Biotecnología avanzada y Doctora en Recursos naturales y Medio Ambiente por la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario